Friday, October 2, 2015

El tiempo, la salud y la fe

Lloviendo todo el día ha estado hoy.  A mi no me gusta manejar cuando llueve.  Para colmo, me cuesta levantarme de la cama cuando no esta el sol.  Hoy que era mi día libre, me despierta el sonido de mi teléfono.  Zassha me estaba textiando para que le llevara sus tenis a la escuela.  Hoy tenia educación física y se le habían quedado en el cuarto.  Uff!  Ni modos, me tenia que levantar y llevarle sus tenis.

Hacen varias semanas que no iba a la tienda de telas.  Ya los patrones de invierno salieron pero estaba segura que todavía no habían llegado a la tienda.  Voy buscando uno en particular, un abrigo, y no lo tenían.  Cuando volteo, que me topo con una caja de patrones Vogue.  Los nuevos!!!!  Que sorpresa!  Me sentí como una nena chiquita en una jugueteria.  Encontré todos los que me gustaban.   Vaya!  A coser se ha dicho.

Salgo de la tienda y el aguacero.  Estaba lloviendo a cantaros.  Pensé en Sebastian.  Sabia que iba a estar saliendo de la universidad para ir directo hacia su trabajo.  La lluvia lo pone nervioso. A veces, al punto de paralizarse.  Pero así son los miedos, ilógicos y sin sentido. Dios amparalo, dije yo. Yo tenia justo el tiempo para llegar a mi cita medica y tenia que apresurarme.  Dios es grande y me escucha.  Manejando por la calle por donde Sebastian maneja para ir a su trabajo, a la distancia, como que vi un carro conocido.  Era mi hijo.  Lo llame.  Sentí su voz nerviosa.  Le dije, Sebastian, sabes que nunca estas solo.  El no se percataba hasta que miro hacia atrás y yo estaba ahí.  Yo creo que la que necesitaba escuchar su voz era yo.  Le recordé que la lluvia, era solo eso, agua.  Y cuando le pase para ir hacia mi cita, vi su carita.  Sentí paz.  Dije gracias Dios por permitir ver que estaba bien.  Dios mio cuídalo siempre.  Sabes de su ansiedad y de lo mucho que ha pasado para llegar a donde esta.

Mi titi Doris ha estado mal de salud.  La infección en su pierna esta terca.  Dios mediante con este curso de antibióticos, la infección ceda.   Que todo vuelva a su normalidad.

Mi tio Eddie, esta en el hospital.  Muy delicado de salud.  Le dieron dos derrames cerebrales.  Aunque fueron leves, fueron dos.  El jueves pasado, me llamo contándome su situación.  Sentí mucha impotencia.  No poder estar cerca para darle un abrazo.

A ambos les envío mucha energía positiva.  Que Dios con su misericordia infinita derrame sanidad y paz.

Sebastian y yo en Paris

La Parlatina, Desiree junto a Zassha





+

Tuesday, July 14, 2015

sin filtros

El tiempo, ya estamos a mediados de julio.  Tantas cosas por hacer antes del viaje.  He estado cociendo como las arañas.   A veces siento que tengo más ideas que tiempo.  Esta tele en mi mente siempre está pensando y no se apaga.  Mejor así.
Tengo a mi Parlatina en casa.  Desireè es mi sobrina más chica.  Ella es la hija de Abby y María.   Es un amor.  A veces se expresa como si fuera sabia. Como con la experiencia que algunos abuelos tienen.  Digo algunos, porque muchos son unos impertinentes, intolerantes e intransigentes.  Estos, lo que menos tienen es sabiduría.   Es como si las experiencias de la vida no les sirvieron o simplemente,  no las aplicaron para su crecimiento.   A lo que iba, mi Parlatina es un amor.
Chewbaca la ha ignorado totalmente.   Viggo,  el viejito,  nose molesta.   Chanel, es otra cosa.  Este, después de salir por la mañana,  se sienta frente a la puerta de su cuarto a esperar que ella se despierte para jugar con ella.



Chanel es ......  Su personalidad, el tiene que ser el centro de la atención siempre.  Y le ha dado con Desireè.
Anoche me lo llevé a caminar.  Zassha nos acompañó en su patineta.  Estoy tratando de caminar esas 10,000 millas.  Se dicen fácil pero no lo son.  Ya sea por falta de voluntad, de dedicación,  de diciplina o de tiempo.  No es fácil.  Llegué a 9 mil y pico.
A la hora de acostarme, como a la una de la mañana,  Zassha se esta a limpiando su cara en mi baño,  con una de mis cremas.  Yo daba vueltas para aquí y vueltas para acá,  tratando de llegar a las 10 mil.  Bueno, que por fin ya, Chanel y Chewbaca están en el baño jugando.  Ya Zassha no estaba.  Recojo a Chewbaca,  lo pongo en la cama.  Casi siempre,  Chanel, automáticamente brinca a la cama.  Esta vez, se pone a ladrar frente a mi cama.  Me estuvo raro porque ladraba como le ladra a Zassha.  Um.....
"Chanel, qué te pasa?  Qué pasa?  No me digas que la nena chiquita  (the little girl, Zassha) está debajo de la cama?
Yo miro, SI, Zassha estaba debajo de mi cama.  La maldad que Zassha me iba a hacer y del susto que Chanel me salvó.
Zassha bandida. ....
Chanel guarda espaldas de mamá. .....

En èstas estamos.......
Con Coco Chanel  después de caminar por la mañana.   Sin maquillaje,  sin filtros y con mi pelo súper rizo.  Pero feliz 

Sunday, March 1, 2015

Que manera de quererte qué manera.....

No creo en casualidades, creo en oportunidades.

El jueves, 26 de febrero, casi a las 11 de la noche, me puse a ver "Caso Cerrado" en on demand (pre grabado).  Casi nunca veo ese programa pero el jueves, me dió por verlo.  Cuando se fue a comerciales, le iba a dar "hacia alfrente" (fast forward) pero veo una cara conocida.  Ví la cara de Gilbertito Santa Rosa.  Qué, qué.... fue mi impresión.  Repetí hasta el comercial.  Decía que se presentaba en concierto en El Palacio.  Lugar desconocido para mí y para Diego.  El teléfono que mostraban paramás información era de Virginia.  Diego llamó y el lugar quedaba a 45 minutos hacia el sur de nuestra casa.  Compramos los boletos.

La última vez que lo habíamos visto fue en el 2010.  Su presentación, realmente fue, más o menos.  El lugar no estaba muy organizado.  Creo que habían vendido demasiados boletos para el local.  Quizás me sentía así, porque él había llegado tarde.  Era su segunda presentación de la noche y se le veía cansado. Así, que no sabíamos a qué atenernos.  Con mente abierta y con un frío de 20 grados, a las 10 de la noche del viernes, fuimos.

Cuando llegamos al lugar, la fila para comprar los boletos era impresionante y ya Gilbertito estaba en la tarima.  La otra fila era corta pero a nadie le gusta esperar en la calle cuando hace un frío que corta.

Entramos......Qué emoción!  Gilbertito Santa Rosa


video



Cantó canciones conocidas y otras que nunca había escuchado.  Bailé, canté y gozé en cantidad.
Esta vez, no me tomé una foto con él.  No pude.  Aunque estabamos cerca, no tenía acceso a la tarima.  En mis recuerdos se queda. 


  
No desperdicies las oportunidades que pasan por tu camino.
Solo se vive una vez.
Smile

Wednesday, February 18, 2015

Celebrando las sonrisas

Hace un añito que te traje a mi casa.  No imaginé la cantidad de risa que me ibas a causar con tus ocurrencias.  Lo único que te falta es hablar.  Mi Coco Chanel.  Eres un sol.  Y pensar lo pequeño que eras cuando llegaste.  Westitude!!!  Me recuerdas a Princesa, la perra de mi padre que no permitía que nadie se le acercara.  

Hoy Zassha no tenía clases.  Ha estado nevando y las temperaturas no han subido lo suficiente como para que la nieve se derrita.  Se supone que caiga nieve hoy y a finales de semana también.  Es de esperarse, es invierno.  De todos modos, está FRIO.

Sigo planeando mis cosas, mi costura.  Sigo planeando.  Con este frío brindo con una copita de vino, mis oreos y sonrío.  Celebro que todavía respiro.

                                               mi Coco Chanel

Tuesday, August 12, 2014

como las emociones, el día

Hoy las nubes y la lluvia, no han dejado al sol brillar.  Dios dice que hay un momento para todo.  Un tiempo para alegría y un tiempo para las tristezas.  Pero a mí no me gusta estar triste.

Ayer, la noticia de la partida de uno de mis comediantes favoritos, me tomó por sorpresa.  Sé perfectamente, que todos nos tenemos que ir.  Sé que nacimos para morir y que sólo Dios sabe cuando nos llega el momento.  Pero cuando supe en la manera en que se fue y el por qué, vaya, sentí como si me hubiesen dado un golpe bajo.

El pensar en su sufrimiento, en lo que causa la depresión, que tristeza.  La depresión es una enfermedad real que no muchos entienden porque no se ven las heridas.  Me explico, cuando uno se da un golpe y sangra, una va al hospital y le cierran la herida con puntos.  Cuando una sufre por causa de la depresión, las heridas son internas.  Son batallas que se pelean en la mente. 

 Es como un velo negro que cubre tu cabeza y no permite razonar, ni pensar con claridad.  En muchas ocasiones, llega a tu puerta de visita, la apatía.  Es cuando las cosas te dan igual.  Lo que te daba gusto hacer, se evapora.  También el sueño, desaparece.  Se convierte en algo inalcanzable.  Lo peor, es estar rodeada de gente a la que adoras y sin embargo, sentir una inmensa soledad.  Ni hablar de solucionar conflictos.  No hay mente, ni energía para hacerlo.  Tomar decisiones es imposible.  Y las lagrimas, bajan por tus mejillas sin cesar.   

Una puede mostrarle al mundo que todo está de maravilla y a la vez, una se puede estar desbaratando por dentro.  Hay muchas etapas de ésta enfermedad.  Desde la más leve hasta la más severa.  De igual forma, se sufre.  La mayor de las veces, en silencio.

Con Dios todo, sin El nada.

La ciencia, como ha avanzado.  Yo soy de las personas que piensan que si una pastilla me va a ayudar a sobre llevar los síntomas de la enfermedad, bienvenida sea.  Si Está disponible la medicina, por lo menos, yo, la voy a usar.  Me importa poco de los que juzgan porque una toma esto o una toma aquello.  Padecer esta enfermedad no me hace menos fuerte.  La depresión no equivale locura.

La depresión no equivale locura.  Hay varios tratamientos.  Desde medicinas, a terapias con un psicólogo.  Conste que ir al psiquiatra no es lo mismo que ir al psicólogo.  El psicólogo te escucha y te ayuda a buscar las respuestas dentro de ti.  Te enseña técnicas para lidear con situaciones o cualquier tema en la cual la mochila de la ansiedad esté presente.  El psiquiatra, también te escucha pero éste, tiene la autoridad de recetar medicinas.  

Cada cabeza es un mundo, por ende, lo que funciona conmigo, quizás, contigo no te ayude.  Hay que investigar hasta encontrar un tratamiento en donde una se sienta comoda y a la vez, vea resultados.  

El ejercicio físico es óptimo.  Este sería lo ideal sino fuese porque "hellooooo, no te provoca ni levantarte de la cama, ni levantarte del sofá".  Hay días en los que una se tiene que obligar salirse de la cama.  Porque el deseo de levantarse es nulo y las razones........ se desvanecen de la mente como por arte de magia.

Las razones por la cual la depresión llega a la puerta, es casi imposible de saber.  De que puede ser hereditario, de que puede ser un desbalance químico en el cerebro.  Hasta por consecuencias de un acidente.  Con exactitud, es dificil saberlo.   

Con certeza sólo sé que las medicinas ayudan, el ejercicio también.  Para mi la terapia es esencial.  El estar pendiente a los cambios de ánimo, primordial.  Aunque todos tenemos el deseo de desconectar y no hacer nada.  O sea, pendiente sin exagerar.  De que los horarios ayudan, también.  Mi costura es mi terapia favorita.  Ay, ay, ay....  

La esperanza es un sentimiento que le pido a Dios nunca dejar de experimentar.  La fé, mucho menos. He sido bendecida con una familia que me apoya.  Con tres angelitos que me cuiidan el sueño.  Y a pesar de todas las circumstancias, soy feliz.  

Cuanto voy a extranar tus proyectos nuevos.  Que suerte tenemos pues dejaste un legado de risa a nuestra disposición.  Que tu alma alcanze paz.  



Friday, July 11, 2014

Gracias a Dios

Dios es Grande!  De ésto no me cabe la menor duda.  De que siempre está conmigo y con mis hijos, tampoco.

Ayer, no sé si fue por la mojada que me dí el día anterior.  No sé si es que estaba agotada pero me dió fiebre y me recosté.  Le pedí a  Zassha que cocinara.  No es nada nuevo.  Hacen varios años que Sebastian y ella cocinan.  Ella decidió cocinar carne beef.  Casi siempre lo hace con papas fritas que cocina al horno.  No sé por que razón, no sé pero no verificó que el horno estubiese vacío antes de prenderlo.  Ella me llama preguntándome por qué sale humo de la estufa.  Como tenemos una estufa con las ornillas de ceramica, somos bien cuidadosos y tratamos de que no se queme nada.  Yo me levanto y sí, estaba saliendo humo de la estufa.  Enseguida la apago.  Apago el horno.  Pero no se me ocurre abrirlo.  Empieza a sonar la alarma de seguridad.  La apago y empezamos a abrir las ventanas.  Empieza a sonar el detector de fuego y la alarma.  En eso, Zassha abre el horno.  Se estaba quemando una caja de pizza que uno de ellos puso en el horno el día anterior.  Para qué fue eso!  Habían llamas.  Le dije que lo cerrara enseguida.  Al Sebastian ver eso, tomó a los perros y a su hermanita y dijo: "we gotta go".  Pero yo no podía dejar que se me quemara la casa.  Siempre tengo un extinguidor de fuego.  Siempre.  Su lugar es debajo del fregadero en una cajita donde mantengo los químicos, jabones, cosas así.  Bueno, recuerdo que esa caja la había puesto en el garage porque habíamos cambiado la tubería del fregadero.  Corro hacia el garage, tiro la caja al suelo y saco el extinguidor.  Ni idea de cómo usarlo.  Nunca lo había hecho.  Yo no sé Cómo.  Le metí golpes a ese aparato, oprimí botones, que sé yo.  Ni me acuerdo.  Solo sabía que necesitaba contener el fuego.  Que por fin el exinguidor cede.  Ya la cocina estaba llena de humo.  Abro el horno y vacío el extinguidor hasta que no ví llamas.  No sé como no me quemé.  Saqué lo que quedaba de la caja de pizza y la tiré en el suelo del garage.  Voy corriendo hacia la estufa otra vez y vacío lo que queda del extinguidor.  En eso se oyen las sirenas del camión de los bomberos.  Suelto el extinguidor, respiro, me percato de la situación.  Solo se me ocurrio darle gracias a Dios.

Llegaron los bomberos, la cocina estaba llena de humo.  Pero todo estaba bien.  Chequiaron la estufa, la desconectaron y la sacaron de sitio para asegurarse de que las llamas no alcanzaron la pared.  Me preguntaron como tres veces que si yo estaba bien.  Y me felicitaron por haber salvado mi casa.  Me dijeron que en verdad hize lo correcto en haber reaccionado rápido y no haber dejado que el pánico se apoderara de mi.  Qué ironía.  Yo padezco de ataques de pánico.

Nosotros estamos bien.  Solo fue un susto y ni eso.  Hay que reemplazar la estufa.  Mi querida estufa gracias porque me ayudaste a alimentar a mi familia por ocho años.

Gracias Dios porque ERES GRANDE.  Se que TU me diste la habilidad de haber podido reaccionar a tiempo.  Se que TU me diste la claridad para saber que5 hacer.  Gracias Dios.  Gracias Dios.

Ultimamente mis sueños son bastante reveladores.  Dicen que la envidia es el peor de los males.  Me alegro por tu felicidad.  Pero cuando tu intentas ser feliz a costa de mi bienestar y de mi propia felicidad es cuando tenemos un problema.  Mejor dicho, es cuando tu tienes un problema y estás mal.  Me das pena porque deseo que todo lo que tú me deseas se te multiplique, lo sientas y lo vivas a cada segundo de tus dias.

Gracias Dios.  Gracias mi Dios.
la caja de pizza

mi estufa

Wednesday, July 9, 2014

hoy fue uno de esos dias

Hace casi un mes que no me siento a escribir.  Qué no he estado haciendo?  De todo.  Cociendo mas que nada.  De un humor, que ni el viejito de la casa me hace caso.  Que cosa!

Ya casi estamos a mediados de julio.  Siempre el tiempo.

Mi oficina de costura está cambiando.  Como quien dice, tengo mucho que está "manga por hombro".  Así que he "invadido" la mesa del comedor principal.  Así,  estoy cociendo y a la vez, pendiente de todo lo que mis hijos hacen.  Estos adolecentes.  Una no descansa.  Tengo que tener ojos mirando hacia todos los lados.  Y oídos....

Otra vez en el gymnasio, no por la figura (CLARO QUE SIEMPRE ES POR LA FIGURA), sino por la salud.  Vamos, a quien engaño con que no es por la figura.....  Zassha me acompaña.  Qué hija!  Inevitablemente, se van a ir esas 10 libras pero luego, la ropa no me va a quedar.  Qué flojera.  Ni modos.

Hacen varias semanas que en esta casa hay fiebre.  Ese tipo de fiebre que llega de cada cuatro años.  Fiebre del mundial.  Con cede en el Brasil.  Qué emoción!  Cada cual entusiasmado con su equipo.  Siempre siendo Brasil, mi favorito.  Y qué, es que no sé ni como describir lo que sucedió ayer.  Brasil totalmente destrozado.  Lagrimas, sorpresa, espanto, hasta pena.  Caramba, esos alemanes abusaron.  Ojalá que el equipo se recupere y regrese con nuevos aires.  

Y así estoy hoy, viendo el juego entre Holanda Y Argentina. 

 Hoy fue uno de esos dias. 

 Que me levanté tardísimo porque casi no pude dormir.  Están poniendo brea en la carreterra.  Qué por qué esto me afecta?  Bueno, vivo en una casa de esquina.  Y mi patio da hacia una calle principal.  Bueno, esto casi no es ningún problema PERO esta vez tengo a Coco Chanel.  Chanel duerme encima de mi cabeza.  Vaya, cada vez que el camión chocaba con algo, Chanel al ataque.  No dormí casi nada.  Ufff. 

 Cuando salí de la casa, el sol brillaba.  De momento y ha pasado varias veces en estos días, el clima ha cambiado en un abrir y cerrar de ojos.  Yo dije, "no pasa nada".  Total, es agua y yo siempre llevo un jacket en el carro.  Sucede, que se alumbra el censor que indica que tengo una rueda con poco aire.  Me caso en na'.  Dejo a Sebastián en su cita medica y empieza el aguacero.  Llego a la gasolinera, busco cambio para la máquina y los relámpagos.  Ni hablar de sacar un paraguas.  A mojarme fue.  La rueda estaba super bajita.  Hago lo que tengo que hacer.  Aprovecho y lleno el tanque.  Busco a mi Bastian, voy al super y busco la pizza.  Porque después de esa enchumbada, no me iba a poner a cocinar.  Que llegamos a la casa y el galón de leche estaba roto.  No juegue.  Fui otra vez al super a cambiar el galón.  Cuando llegué a la casa, ya eran casi las siete de la noche.  Me senté, respiré, me comí mi pizza y ví el partido.  Me tomé mi café y le dí y doy gracias a Dios porque estoy en mi casa, tranquila.

Hoy fue uno de esos días...
como si el cielo lloro cuando perdio Brasil

 
gracias Dios porque llegue con bien a la casa
junto al viejito

Margaritas en mi jardin

mi Coco Chanel